martes, 12 de abril de 2016

El éxito de una entrevista de trabajo

Una entrevista laboral siempre genera inquietud porque está en juego algo que nos interesa mucho:
¡obtener un puesto de trabajo!

El que necesitamos, el que nos gustaría ocupar, el que cubra nuestras expectativas y nos permita realizarnos como personas plenas en este aspecto importante de nuestra vida.

Es fundamental en estos casos, la primera impresión que causamos al entrevistador, por eso es necesario prepararse de la mejor manera para enfrentar con seguridad y buena predisposición.

Vencer los nervios, no ser pesimista, generar empatía, ser convincente y mostrar lo que uno tiene para ofrecer son aspectos esenciales de una entrevista laboral exitosa.

¡El apretón de manos es importante!

  • Nunca debe ser con la mano floja, ya que expresa inseguridad e inconsistencia.
  • Mirar a los ojos también es muy valioso para transmitir confianza.
  • Cuidar la forma de expresarse, de sentarse en la silla y el vestuario acorde a la situación.
  • Escuchar con atención y responder con convicción.

Como en muchas otras circunstancias significativas, la manera en que nos plantamos en determinada situación será vital para obtener buenos resultados. Por eso es conveniente:
  • Demostrar seguridad en sí mismo. Si estamos en ese lugar, intentando aprovechar esa posibilidad, es porque merecemos ese puesto.
  • Tener bien claro lo que vamos a contar sobre nosotros mismos. Los titubeos siembran desconfianza.
  • Preguntar acerca de las implicaciones del puesto es un síntoma de interés y va a ser interpretado de esta manera por el entrevistador.
Por lo general, en las entrevistas laborales se realizan evaluaciones mediante cuestionarios especialmente creados para estas cuestiones. Mostrarnos predispuestos a realizarlos es una buena señal.


Preguntas clásicas
En la mayoría de las entrevistas, las preguntas que escucharemos suelen repetirse. Algunas de ellas son:
  • Elegir y explicar virtudes y defectos en el ámbito laboral.
  • Ejemplos de decisiones que definieron situaciones importantes.
  • Adaptación a los ambientes de trabajo.
  • Causas por las que elegimos nuestra profesión u oficio.
  • Razones por las cuales nos gustaría obtener este trabajo. Expectativas laborales.
  • Actividades, ocupaciones, aficiones.

Es importante tenerlas en cuenta a la hora de la entrevista para contestar con seguridad y mostrar lo que queremos de nosotros mismos.

¡Buena Suerte!


Artículo por: Adriana Lozano