jueves, 2 de junio de 2016

El costo de la desmotivación laboral

“No se puede motivar a una persona… sólo se puede proporcionar el ambiente, clima o atmósfera para la motivación. El líder tenaz aprende que una de las experiencias más desafiantes y emocionantes en la vida es lograr que las personas ordinarias se conviertan en extraordinarias.”
—J.D. Batten

Al interior de las empresas se presentan infinidad de elementos que desmotivan a los empleados los cuales originan gran impacto económico en la operación de la organización. Estos factores se ven influenciados por el manejo inadecuado de las emociones del trabajador y la mala dirección de la empresa.

Es importante mencionar que si no se ataca el problema rápidamente, una persona desmotivada puede contagiar a sus compañeros haciendo que cada vez más personas estén inconformes con las condiciones laborales, esto genera ausentismo, boicoteo, robos, baja productividad, rotación de personal, disminución en las ventas y pérdida de clientes.

En México trabajadores entre 20 y 40 años reportan algún tipo de depresión, ocasionada por problemas profesionales, lo cual disminuye sus índices de productividad un 40%. Se considera que un empleado deprimido, que se siente a disgusto en su ámbito de trabajo, genera un costo tres veces más alto que un padecimiento médico. En promedio un empleado desmotivado pierde 15 días laborales al año, subraya el especialista del Hospital Siquiátrico Dr. Héctor Tovar Acosta del IMSS.



Señales de alerta

La falta de pasión por el trabajo se puede detectar cuando el empleado es pesimista, se ausenta, pide permisos frecuentes para llegar tarde, tiene desinterés, se sale antes de su hora, tiene poco compromiso con su empleo, no le interesa la integración con sus compañeros y evade nuevas responsabilidades.

¿Qué origina la desmotivación laboral?

La desmotivación laboral dentro de la empresa se da entre otras cosas por la falta de objetivos o retos, ausencia de un plan de desarrollo profesional para el trabajador, monotonía, estrés, exceso de trabajo, mala relación con los jefes o compañeros de la empresa, así como desigualdad en sueldos y ascensos, otro indicador es que el jefe no sepa escuchar y que tenga poco o nulo reconocimiento.

Los aspectos personales que desmotivan al trabajador son: problemas familiares que invariablemente repercuten en el clima laboral, así como situaciones en las que el empleado decide tomar el trabajo en lo que encuentra una opción mejor a nivel profesional, razón que provoca que durante su estancia esté con una actitud negativa y poco participativa.

¿Cómo Solucionarlo?

Motivar a un empleado tiene que ver con proveerle estímulos o condiciones necesarias para que adopte el comportamiento o desempeño profesional que se busca de él.

Si la apatía viene desde un problema personal o familiar, el jefe deberá escuchar al subordinado, desarrollar empatía a través de la retroalimentación y tratar de ayudarlo para encontrar una solución a su problema.

En cambio si el desinterés es provocado por la mala dirección de la empresa, será fundamental, que se identifique el comportamiento y reconocer que factores tienen en ese estado a la organización. Se recomienda buscar iniciativas propias e incentivos que fomenten el trabajo en equipo y la interacción entre los trabajadores, además de conversar abiertamente para mantener comunicación constante.

Haga que los errores parezcan fáciles de corregir, aliente a las personas por las buenas acciones que realicen, valore los aspectos positivos de los trabajadores, agradezca y reconozca el más pequeño progreso.

Evite que los empleados piensen que su trabajo no es reconocido, pida disculpas cuando sea necesario, brinde oportunidades de aprendizaje - crecimiento y desarrolle planes de carrera acorde a sus aspiraciones, conocimientos y habilidades.

Con estas acciones logrará un cambio trascendental en la productividad de sus empleados.


Artículo por: Pamela Monroy

www.greatteam.mx