miércoles, 15 de abril de 2015

El capital humano y la gestión por competencias.

La empresa de hoy no es la misma de ayer. Los cambios que diariamente surgen en el mundo, influyen notoriamente en el diario accionar de cada organización. Con esto, cada uno de los componentes de ella, deben moldearse para ajustarse óptimamente a estos avances.




Una herramienta indispensable para enfrentar este desafío es la “Gestión por Competencias”. Tal mecanismo, profundiza en el crecimiento e involucramiento del personal. Cuando las organizaciones se ocupan de la gente, cuentan realmente con Recursos Humanos o Capital Humano.

Parte de los objetivos a lograr, radican tanto en la selección de las personas, como, en las políticas de retención y - un aspecto muy importante – el desarrollo del personal.

La Gestión por Competencias se vuelve un canal continuo de comunicación entre el personal y la empresa. Una persona que trabaja posee, aún sin proponérselo, un conjunto de conocimientos que podemos denominar “A” y una serie de competencias que podemos denominar “B”. Entre los conocimientos, podemos mencionar aquellos específicos: como leyes, si es abogado, hasta otros que no usará en sus tareas cotidianas. Por ejemplo, conocer muy bien las calles de su ciudad o conocer acerca de vinos. Lo mismo sucede con las competencias, algunas de las cuales usará para su trabajo y otras no le serán necesarias.

La relación entre comportamientos y competencias se explica con sencillez a través de la figura de un árbol. La parte visible del árbol representa lo que vemos en las personas, o sea, sus comportamientos, y, la raíz del árbol, lo no visible. Las competencias, como su definición lo expresa, son características profundas de la personalidad.


competencias-comportaminetos




Comportamientos






Competencias


Para ocupar cualquier posición, se requiere algún tipo de mezcla de proporción entre conocimientos y competencias. En nuestra concepción, hablar de talento para desempeñar un puesto de trabajo con éxito, implica que se posean los conocimientos y las competencias que dicho puesto requiere.

El término competencia hace referencia a las características de personalidad, que contribuyen a un desempeño exitoso en un puesto de trabajo. Cada puesto de trabajo puede tener diferentes características en empresas y/o mercados distintos.


Analizando el gráfico anterior, y aceptando que las doce competencias mencionadas tienen relación con un puesto ejecutivo de alto nivel, será necesario que quien asuma este puesto,  además, conozca acerca de los mercados o finanzas y/o algún otro tema importante según la organización de la que se trate. 

Sin embargo, sin las competencias mencionadas (aún contando con los conocimientos requeridos) esa persona no podrá llevar adelante su función. En cambio, si se posee un alto desarrollo de las competencias y carece de algunos de los conocimientos necesarios, podrá adquirirlos o pedir soporte de algún colaborador que los posea.

Artículo por: Luz del Carmen García
Dirección Organizacional
Great Team® - Recursos Humanos/Capital Humano
www.greatteam.mx