sábado, 7 de junio de 2014

5 implicaciones al no asegurar a los trabajadores en el IMSS.

En su afán de ahorro los empresarios o patrones tienden a sacrificar cada vez más los salarios y las prestaciones de sus trabajadores; situación que implica una gran insatisfacción en ellos ocasionando la falta de productividad y bajo rendimiento.


Sin embargo esto no es lo más grave, pues al tratar de minimizar costos a cambio de la seguridad del personal, puede resultar en un costo muy alto para la empresa en caso de algún accidente; pues si el empleado es atendido en el seguro social, la empresa tendría que pagar un capital constitutivo que se conforma de:
  1. Asistencia médica, hospitalización, medicamentos y material de curación.
  2. Servicios auxiliares de diagnóstico y tratamiento, intervenciones jurídicas.
  3. Aparatos de prótesis y ortopedia, gastos de traslado del trabajador accidentado y pago de viáticos, subsidios o en su caso, gastos de funeral.
  4. Indemnizaciones globales en sustitución de la pensión, en los términos del último párrafo de la fracción III del artículo 58 de la ley del IMSS, valor actual de la pensión.
  5. Y el 5% del importe de los conceptos que lo integren, por gastos de administración.
Considerando que los costos unitarios 2014 del IMSS que aplicara para dar la atención médica de primer nivel a las personas no derechohabientes, inscripciones improcedentes y para la determinación de créditos fiscales derivados de capitales constitutivos son los siguientes:

A. Consulta de medicina familiar $559 pesos
B. Atención de urgencias $519 pesos
C. Hospitalización por día $6,377 pesos
D. Intervención Quirúrgica $2,732 pesos
E. Traslado en Ambulancia $486 pesos

Comparado con la tabla anterior, el costo de mantener a un trabajador en nómina es mucho menor y minimizamos los riesgos. Algunos empresarios o patrones no conocen estos datos y piensan que asegurar a sus trabajadores en el IMSS es muy costoso, generando tres situaciones:
  1. No asegurar al trabajador por que se piensa que es muy caro el pago de la seguridad social.
  2. Contratar a los trabajadores por honorarios.
  3. Asegurar a los trabajadores con un salario inferior al que realmente perciben.
Arriesgando a su empresa, a que el seguro social le pueda cobrar las cuotas obrero-patronales en forma retroactiva. En estas situaciones nos percatamos de que es mucho más seguro y económico inscribir a nuestros trabajadores en el seguro social.

Elaborado por: C.P. Manuel Vázquez
Great Team